¿Por qué los niños no deben tomar gaseosa?

Las gaseosas son una de las bebidas favoritas de los niños; sin embargo, su consumo en exceso puede ocasionar graves enfermedades como la diabetes, obesidad e incluso cardiopatías.



Estas bebidas están compuestas principalmente por azúcares, por lo tanto son una fuente rápida y concentrada de calorías, pero no ningún nutriente que pueda beneficiar al organismo.

Una botella de 600ml (2 vasos y medio) de gaseosa, puede contener 17 cucharaditas de azúcar lo que equivale a 250 kcal aprox.

Por esta razón hay una asociación de 35% entre el consumo de gaseosas y la prevalencia de obesidad en niños.

Además, la mayoría de las bebidas gaseosas contienen un promedio de 45 a 50 mg de cafeína en una botella, equivalente a una taza de café.

La cafeína aumenta la excreción de calcio en la orina y puede causar irritabilidad, insomnio, taquicardia (latido cardiaco acelerado) y dolor de cabeza.

Otro compuesto negativo que se encuentran en las gaseosas es el ácido fosfórico, conservante que si se consume a diario representa un exceso de fósforo en la dieta, que a mediano plazo, trae un efecto desmineralizante en huesos y dientes (especialmente es un importante secuestrador de calcio, magnesio, sodio y hierro), afectando directamente el crecimiento.

Fuente: capital.com

Seja o primeiro a comentar

Slideshow: Alimentación y Nutrición

Video Vocacional

Las más buscadas

Notisalud ©Template Blogger Green by Dicas Blogger.

TOPO