Humo del cigarro también provocaría sordera


El trabajo fue publicado en la edición de julio de la revista especializada Archives of Otolaryngology-Head and Neck Surgery, una de las publicaciones de JAMA & Archives.
Sostuvo que los adolescentes que tienen contacto con el humo de segunda mano están más expuestos a la pérdida de parte de la audición, según difundió la agencia de noticias Europa Press.

Los investigadores centraron su estudio en los niños norteamericanos. Y hallaron que el 60% de ellos están expuestos al humo del tabaco.

Otros trabajos asociaron este factor de riesgo en la etapa prenatal o en la infancia con distintos problemas de salud como el bajo peso al nacer, las infecciones respiratorias, los problemas de comportamiento y la otitis media.

Los autores del nuevo artículo comprobaron que los menores sometidos al humo del tabaco ajeno son más propensos a desarrollar otitis media recurrente.

“El tabaquismo pasivo también tiene el potencial de tener un impacto en el desarrollo auditivo, lo que puede llevar a la pérdida auditiva neurosensorial“, agregaron.

Frente a este punto, Anil K. Lalwani y sus colaboradores del NYU Langone Medical Center en Nueva York analizaron los factores de riesgo de la pérdida auditiva neurosensorial, incluyendo el efecto del tabaquismo pasivo entre los adolescentes. Estudiaron a 1.533 individuos de 12 a 19 años, estratificados por grupos demográficos, que participaron en el National Health and Nutrition Examination Survey de 2005 a 2006. Se les preguntó sobre su estado de salud y los antecedentes médicos familiares, la exposición al humo de cigarrillo ajeno y el autorreconocimiento de la capacidad auditiva. También fueron sometidos a un examen físico, que incluyó pruebas de cotinina –subproducto de la nicotina- en sangre y test de audición.
 
Los investigadores encontraron que los adolescentes que estaban más expuestos al humo de tabaco ajeno presentaban tasas más altas de pérdida de audición de alta y baja frecuencia en comparación con los que no tenían este contacto.

Además, cuanto mayor era el nivel de cotinina encontrado en sangre, más importante eran los problemas auditivos, que resultaron ser acumulativos.

En tanto, se demostró que más del 80% de los participantes a los que se les detectó pérdida de audición no sabía que sufría ese inconveniente.

Para los autores, los resultados tienen “importantes implicaciones para la salud pública en los Estados Unidos”, debido a que los problemas de audición pueden derivar en inconvenientes en el desarrollo. Y consideraron que es un buen momento para empezar a tomar el humo de segunda mano como factor de riesgo para el desenvolvimiento de este tipo de males.

“Los adolescentes que están expuestos al humo del tabaco necesitan un mayor control de la pérdida de audición –concluyen los investigadores–. Además, deben ser educados acerca de los factores de riesgo en la pérdida de la audición, tales como la exposición al ruido ocupacional y recreacional o al humo pasivo“.



Seja o primeiro a comentar

Slideshow: Alimentación y Nutrición

Video Vocacional

Las más buscadas

Notisalud ©Template Blogger Green by Dicas Blogger.

TOPO