Contaminación ambiental afecta el aprendizaje, la memoria y hasta provoca depresión



La contaminación del aire puede ocasionar cambios físicos en el cerebro, así como problemas de aprendizaje, de memoria e incluso provocar depresión. También se la relaciona con hipertensión, diabetes y obesidad, de acuerdo con un estudio con ratones realizado por investigadores de la universidad de Ohio. Es uno de los primeros estudios a largo plazo de la polución que muestra su impacto

negativo en el cerebro dice Laura Froken, investigadora principal del proyecto y estudiante de doctorado en neurociencia en la universidad de Ohio. Agrega que tendría implicaciones importantes y problemáticas para quienes viven y trabajan en áreas urbanas contaminadas.

El estudio, que se publica en la revista Molecular Psychiatry y que reproduce ABC, estuvo a cargo de Fonken y sus colaboradores del departamento de neurociencia de la universidad de Ohio, que trabajaron con investigadores de la universidad del Davis Heart y el Instituto de Investigación del Pulmón.

En estudios previos con ratones, el grupo de investigación Davis –entre los que se encuentran Qinghua Sun, profesor asociado de ciencias medioambientales de la salud; y Sanjay Rajagopalan, profesor de medicina cardiovascular– observó que el material particulado del aire causa inflamación generalizada en el cuerpo y se lo relaciona con hipertensión, diabetes y obesidad.

En el nuevo estudio, los ratones estuvieron expuestos unos a aire filtrado y otros al aire contaminado, durante seis horas diarias, cinco días a la semana, por diez meses –casi la mitad del período de vida del ratón–.


El aire contaminado contenía materia particulada, el tipo de polución causada por coches, fábricas y polvo natural. Las finas partículas son diminutas, sobre los 2.5 micrómetros de diámetro o una trigésima parte del grosor común de un pelo humano.

Estas partículas pueden alcanzar áreas profundas de los pulmones y otros órganos del cuerpo. La concentración de materia particulada a la que fueron sometidos los ratones es la equivalente a la que está expuesto un ser humano en algunas áreas urbanas con polución, según los investigadores.

Los ratones que respiraron el aire contaminado tuvieron más dificultad para aprender, también les costaba más recordar parte de una prueba a la que fueron sometidos durante cinco días. En otro experimento exhibieron más comportamientos depresivos que los ratones que respiraron aire filtrado.

Los ratones del aire contaminado mostraron signos de niveles de ansiedad conductuales más altos en una de las pruebas, pero no en otra de ellas.

La investigación también encontró que la exposición crónica al aire contaminado ocasiona inflamación corporal generalizada, relacionada con varios problemas de salud en humanos, incluida la depresión.

Fuente: Andina

Seja o primeiro a comentar

Slideshow: Alimentación y Nutrición

Video Vocacional

Las más buscadas

Notisalud ©Template Blogger Green by Dicas Blogger.

TOPO