Vacuna contra el Sida estaría lista el 2012


En un hecho sin precedentes para la ciencia un laboratorio anunció hoy que espera lograr una vacuna contra el virus del VIH, que causa el Sida, para el 2012.


Según el portal news.gather.com el Laboratorio Nacional de Los Alamos, la vacuna entró en su fase final y ya está siendo probada en ratas y monos con buenos –aunque preliminares– resultados.


En unos meses pasarán a la experimentación en humanos. Las investigaciones están siendo financiadas por la fundación de Bill y Melinda Gates y el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID). “En este momento, debido a los resultados en estudios con animales, estoy seguro de que este es un buen enfoque que merece las pruebas en seres humanos.


Yo he pasado mi vida investigando para hacer esta vacuna”, manifestó el líder de la investigación Bette Korber a la revista Nature Medicine.

Crestas de gallo para mejorar nuestras articulaciones


La ciencia española acaba de descubrir un compuesto obtenido de la cresta del gallo que regenera el líquido de las articulaciones, líquido que nos permite doblarlas con facilidad y sin dolor. Pedro Tocabens, director de Actafarma, lo deja claro en un símil.


"El líquido sinobial es como un aceite que lubrica una bisagra, que es la articulación de nuestro cuerpo. Lo que pretendemos es mantener este aceite que lo que hace es lubricar, amortiguar el impacto de cada movimiento de nuestras articulaciones".


Este nuevo compuesto está disponible en un nuevo producto farmaceútico, Movial. No tiene efectos secundarios y es recomendable también para deportistas o personas cuyo trabajo suponga una sobrecarga para las articulaciones.

La risa y la música podrían reducir la presión arterial, según afirma un estudio


La risa y la música no solo mejoran el estado de ánimo, podrían también reducir la presión arterial en los adultos de mediana edad, según sugiere un estudio reciente.


Investigadores japoneses dividieron a 79 adultos de entre 40 y 74 años de edad en tres grupos, y estudiaron los efectos de sesiones de una hora de música cada dos semanas en un grupo, sesiones de risa en otro grupo, y la ausencia de intervención en los demás participantes (grupo de control).


Las lecturas de la presión arterial tomadas inmediatamente después de las sesiones eran 6 mmHg más bajas en el grupo de música y 7 mmHg más bajas en el grupo de risa, en comparación con las medidas tomadas justo antes de las sesiones, dijeron los autores del estudio.


Según los resultados, se seguían observando las mejoras en la presión arterial tres meses después. No se registró ningún cambio en la presión arterial de los participantes que no recibieron intervención.


"El nivel de cortisol [de los participantes], un marcador de estrés, se redujo justo después de las sesiones de intervención", afirmó el autor líder Eri Eguchi, investigador en salud pública de la Facultad de postgrados en medicina de la Universidad de Osaka, en Japón. "Pensamos que es una de las explicaciones de los procesos fisiológicos".


Los resultados del estudio de Eguchi se presentarán el viernes en una conferencia de la American Heart Association, en Atlanta. El estudio no muestra causa y efecto directos, simplemente una asociación. Además, los expertos señalan que las investigaciones presentadas en reuniones se consideran preliminares porque no han sido sujetas al riguroso escrutinio requerido para la publicación en una revista médica.


Durante tres meses, musicoterapeutas guiaron a 32 participantes que escuchaban, cantaban y hacían estiramientos con música. También les animaron a escuchar música en casa. Las sesiones de risa fueron lideradas por yoguis de risa capacitados. Treinta participantes hicieron yoga de la risa, una combinación de ejercicios de respiración y risa estimulada mediante contacto visual juguetón, y escuchando Rakugo, un tipo de comedia japonesa en que el protagonista está sentado. "Creemos que la respiración yoga podría tener algo que ver en la reducción de la presión arterial", apuntó Eguchi, y anotó que su equipo examinará esa relación en una próxima investigación.


"Además, las personas con la intervención podrían estar más motivadas para modificar sus conductas de salud", añadió Eguchi. "Los datos mostraron que la cantidad de ejercicio aumentó en el grupo de intervención, pero no en el grupo de control". La presión arterial alta o hipertensión se relaciona con problemas graves de salud. Expertos en cardiología ofrecieron reseñas mixtas sobre los hallazgos del estudio.


El Dr. Franz Messerli, director del programa de hipertensión del Centro Hospitalario St. Luke's-Roosevelt en la ciudad de Nueva York, dijo que se sentía escéptico sobre los hallazgos porque los investigadores siempre supieron quiénes estaban en los grupos de intervención y control.


"Los mecanismos involucrados [en la reducción de la presión arterial] no están claros del todo", señaló Messerli. "El ejercicio hace lo mismo, y simplemente sentarse también reduce la presión arterial". Messerli dijo que Eguchi podría haber "objetivizado" los resultados al medir la presión arterial de los participantes durante periodos de 24 horas antes y después de las sesiones de intervención.


Pero el Dr. John Ciccone, cardiólogo preventivo del Centro Médico San Bernabé de West Orange, Nueva Jersey, afirmó que el estudio resalta "una fisiología interesante" sobre el rol que el estrés desempeña en la presión arterial. En el consultorio de Ciccone, enfermeras integrales ofrecen musicoterapia para el manejo del estrés, un campo creciente que puede incorporar técnicas como la reflexología, la acupresión y otras, apuntó.


"Creo que ha habido datos interesantes que muestran que las técnicas de relajación, independientemente de cuáles sean, pueden posiblemente afectar la presión arterial al límite de la elevación", aseguró Ciccone. "Ya no están fuera de lo normativo", añadió. "Creo que muchas cosas que se consideraban alternativas ya no lo son".


Artículo por HealthDay

Dormir menos equivale a comer más


Los que durmieron cuatro horas consumieron unas trescientas calorías más por día que los que durmieron nueve.

Las personas de peso normal comen más si duermen menos, según encuentra un pequeño estudio reciente.

Investigadores de la Universidad de Columbia descubrieron que los adultos privados de sueño comían unas trescientas calorías más por día en promedio que los que dormían lo suficiente. Y las calorías adicionales provenían sobre todo de grasa saturada, lo que puede poner a las cinturas en aprietos.

Las dietas de las mujeres parecían recibir el mayor impacto de la falta de sueño. Comían en promedio 329 calorías más por día si no descansaban bien, mientras que los hombres comían 263 calorías más en promedio.

Los investigadores llegaron a sus conclusiones tras seguir a trece hombres y trece mujeres de peso normal. Observaron los hábitos alimentarios de los participantes mientras pasaban seis días durmiendo cuatro horas por noche, y luego seis días durmiendo nueve horas por noche (o viceversa).

Se planifica presentar los hallazgos este miércoles en las sesiones científicas de la American Heart Association, en Atlanta.

"Si se sostienen, las opciones dietéticas realizadas por personas que duermen poco podría predisponerlas a la obesidad y a un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular", escribieron los investigadores en un comunicado de prensa de la American Heart Association.

Los expertos señalan que la investigación presentada en reuniones no ha sido sometida al mismo tipo de escrutinio riguroso dado a las que se publican en revistas médicas revisadas por colegas.

FUENTE: American Heart Association, news release, March 23, 2011

Las hormonas del estrés ayudarían a superar el miedo a las alturas


Las hormonas del estrés y la terapia conductual pueden combinarse para ayudar a las personas a superar su miedo a las alturas, según un estudio de la universidad de Basilea en Suiza.

En esta investigación los expertos evaluaron los efectos del cortisol, una hormona del estrés humana implicada en la memoria, sobre la reducción del miedo entre las personas tratadas con terapia de exposición para disminuir su miedo a las alturas.

Es necesario mencionar que los psicoterapeutas a menudo tratan las fobias con terapia de exposición, que ayuda gradualmente a frenar las respuestas de miedo a través de exposiciones controladas repetidas ante situaciones atemorizantes.

En su estudio, cuyos resultados se publican en la edición digital de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, los autores trataron a 40 personas con diagnóstico clínico de acrofobia con tres sesiones de terapia de exposición mediante el uso de una instalación de realidad virtual que simulaba una subida en un ascensor exterior.

Una hora antes de cada sesión, la mitad de los participantes consumía el cortisol por vía oral y la otra mitad recibía un placebo.

Un mes después de la última sesión, en comparación con los participantes que tomaron placebo, aquellos a los que se administró cortisol durante la terapia de exposición mostraron menos ansiedad y un menor aumento en la conductancia de la piel durante el seguimiento, lo que sugiere que el cortisol aumenta la acción de la terapia de exposición para reducir el miedo a las alturas.

Según los autores del trabajo, los descubrimientos ayudarían a los investigadores a desarrollar tratamientos eficaces para los trastornos de ansiedad.

Fuente: Andina

ejercicio podría reducir los efectos de la sal sobre la hipertensión


Un estudio reciente sugiere que la actividad física podría reducir el impacto negativo de una dieta rica en sal sobre la presión arterial.

Los investigadores hallaron que cuanto más ejercicio hacía la gente, menos aumentará su presión arterial en respuesta a una dieta rica en sal.

"Para quienes tienen una baja actividad física, la presión arterial aumentará más si incrementan su ingesta de sodio", aseguró el coautor del estudio, el Dr. Jiang He, presidente del departamento de epidemiología de la Facultad de salud pública y medicina tropical de la Universidad de Tulane en Nueva Orleáns.

"Sorprende un poco", agregó. "Sin embargo, este es el primer estudio en examinar esta relación particular entre la actividad física, la sensibilidad a la sal y la presión arterial. Sin embargo, luego de pensarlo un poco, tiene sentido porque ya sabemos que la actividad física reduce la presión arterial".

Él y sus colegas deben presentar sus hallazgos el miércoles en la reunión de la American Heart Association sobre nutrición, actividad física y enfermedad cardiovascular realizada en Atlanta.

La hipertensión arterial, o presión arterial elevada, es una de las causas principales de accidente cerebrovascular. Debido a la relación entre la hipertensión arterial y la sal, la American Heart Association recomienda consumir menos de 1,500 mg de sodio al día.

Para explorar una relación posible entre el ejercicio y la función hipertensiva de la sal en la dieta, los autores se concentraron en unos 1,900 hombres y mujeres de edad promedio de 38 que vivían en una región rural del norte de China. Ninguno tomó medicamentos para la presión arterial durante el estudio.

Durante una semana, los participantes consumieron 3,000 mg de sodio al día en su dieta. Durante otra semana, se les puso en una dieta rica en sodio de 18,000 mg diarios.

Se hicieron nueve lecturas de presión arterial cada semana y se llenaron cuestionarios para evaluar los niveles rutinarios de actividad física, desde "muy activos" hasta "bastante sedentarios".

Al pasar de la dieta baja en sodio a la dieta más rica en sodio, los que experimentaron un aumento de 5 por ciento o más en la presión arterial sistólica (las contracciones del corazón representadas por la cifra superior de una lectura de presión arterial) se consideraron "muy sensibles a la sal".

Los que informaron sobre más actividad física presentaron un riesgo 38 por ciento menor de alta sensibilidad a la sal, frente al grupo menos activo. Ese grupo fue el menos propenso a ver un aumento de cinco por ciento o más en su presión arterial en respuesta a la dieta rica en sal.

Frente al grupo más sedentario, los que tuvieron la actividad siguiente a la más alta presentaron un riesgo 17 por ciento más bajo de sensibilidad a la sal, mientras que los del grupo de actividad siguiente a la más baja presentaron un riesgo diez por ciento menor.

El equipo concluyó que realizar actividad física tenía efectos "significativos" independientes y cada vez más saludables sobre el grado al que la sensibilidad a la sal se relaciona con la presión arterial.

Los autores reconocieron que el estudio necesita ser repetido. Además, los expertos señalan que la investigación presentada en reuniones no ha sido sometida al mismo tipo de escrutinio riguroso dado a las que se publican en revistas médicas revisadas por colegas.

De todos modos, "no hay razón para pensar que estos hallazgos no aplicarán para una población estadounidense. Los factores que incrementan la incidencia de hipertensión son iguales en la población china y en la estadounidense", aseguró He.

"Así, el mensaje básico aquí es que primero necesitamos estimular a la población tanto a reducir su ingesta de sodio como a incrementar su actividad física", agregó He. A los que no puedan incrementar su actividad física, quizá por edad o por discapacidad, también se les debe recomendar una dieta baja en sodio "porque el sodio tiene efectos marcados sobre la presión arterial", dijo.

Lona Sandon, dietista registrada y profesora asociada de nutrición clínica del Centro Médico Southwestern de la Universidad de Texas en Dallas, aseguró los hallazgos resaltan algunos de los beneficios bien conocidos del ejercicio regular.

"Incluso si no entendemos cómo funciona, definitivamente sabemos que la gente que hace ejercicio regularmente tiene vasos sanguíneos más saludables", anotó. "Los vasos sanguíneos son como un músculo. Y si usted realiza actividad cardiovascular, se hacen más flexibles y responden mejor a los cambios en la presión y el volumen sanguíneos".

Las razones para esto merecen ser investigadas, señaló Sandon. "Una explicación podría ser que la gente que hace más ejercicio pierde más sal con el sudor", dijo. "También podría ser que la actividad física envía un mensaje fisiológico al organismo de excretar sodio. También podría ser que desencadene un mecanismo que le indique a los vasos sanguíneos que se relajen.

"Para saber cuál es la explicación, hacen falta más estudios", agregó.

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTES: Jiang He, M.D., Ph.D., professor and chair, department of epidemiology, Tulane University School of Public Health and Tropical Medicine, New Orleans; Lona Sandon, R.D., assistant professor of clinical nutrition, University of Texas Southwestern Medical Center at Dallas; American Heart Association, news release, March 23, 2011

Los cereales de grano integral podrían ayudar a controlar la presión arterial


Comer cereales para el desayuno, sobre todo cereales de grano integral, podría reducir el riesgo de desarrollar hipertensión, sugiere un estudio reciente.

"Encontramos un descenso de alrededor de veinte por ciento en el riesgo de desarrollar hipertensión en los que consumían cereales de desayuno de grano integral al menos siete veces a la semana", señaló el investigador líder, el Dr. Jinesh Kochar, del Centro Médico Beth Israel Deaconess en Boston y del Sistema de Atención de Salud de la VA de Boston.

"Junto con otros estilos de vida saludables, como una ingesta baja de sal y actividad física, obtener grano integral de esta fuente tan asequible puede reducir el riesgo de desarrollar hipertensión crónica", añadió.

Se tenía programado presentar los hallazgos del estudio, que no recibió financiación privada del sector, el martes en una conferencia de la American Heart Association, en Atlanta.

Para el estudio, el equipo de Kochar recolectó datos sobre 13,368 médicos de sexo masculino que participaron en el Estudio de la salud de los médicos I, un histórico ensayo que se inició en 1982.

Ninguno de los hombres sufría de presión arterial alta al inicio del estudio, pero durante los más de 16 años de seguimiento, 7,267 hombres desarrollaron hipertensión, encontraron los investigadores.

La hipertensión, que pone a la gente en riesgo de enfermedad cardiaca y accidente cerebrovascular, es una de las principales causas de muerte en los Estados Unidos.

Los hombres fueron divididos en cuatro grupos según su consumo de cereal.

Cuando los investigadores ajustaron sólo por la edad, encontraron que los hombres que comían cereal al menos una vez a la semana reducían su riesgo de hipertensión en ocho por ciento frente a los hombres que no comían cereal. Consumir cereal de dos a seis veces por semana redujo el riesgo en 16 por ciento, y comerlo siete o más veces por semana redujo el riesgo en 25 por ciento.

Cuando el grupo de Kochar ajustó sus hallazgos para tomar en cuenta los antecedentes de tabaquismo, el peso, la ingesta de alcohol, el consumo de frutas y verduras, la actividad física y el historial de diabetes además de la edad, la diferencia seguía siendo significativa, aunque más modesta, con doce por ciento para los que comían de dos a seis porciones por semana y 19 por ciento para los hombres que comían siete o más porciones.

La asociación con una presión arterial más baja fue más potente para los cereales de grano integral que para los cereales de grano refinado, encontraron los investigadores.

Kochar especula que el efecto se debe en parte al alto contenido de fibra del cereal de grano integral. Los granos integrales también son buena fuente de micronutrientes, aumentan la sensibilidad a la insulina y reducen la inflamación, apuntó.

En un comentario sobre el estudio, el Dr. David L. Katz, director del Centro de Investigación sobre la Prevención de la Facultad de medicina de la Universidad de Yale, dijo que "hace mucho hay evidencia de que la ingesta de granos integrales puede reducir la presión arterial de forma bastante marcada, y que se asocia con una menor presión arterial con el tiempo".

Señaló que una variedad de mecanismos podrían producir este efecto benéfico. "Contienen vitaminas y minerales, como el potasio, que podrían relajar directamente los vasos sanguíneos", señaló Katz. Otro factor que contribuye es la fibra soluble, "que ayuda a reducir los niveles de glucemia, lípidos e insulina, y a su vez reduce la presión arterial", añadió.

Katz señaló que hay otra explicación obvia, pero que con frecuencia se pasa por alto. "Comer más granos integrales significa comer menos de otra cosa".

"Cuando uno considera las múltiples opciones de comida rápida rica en sodio para el desayuno, tal vez se trate tanto de lo que un tazón de cereal elimina del desayuno como lo que le agrega, lo que ayuda a reducir la presión arterial y a mejorar la salud", comentó Katz.

Más cereal podría significar menos bollitos y dónuts, por ejemplo.

Los expertos señalan que la investigación presentada en reuniones no ha sido sometida al mismo tipo de escrutinio riguroso dado a las que se publican en revistas médicas revisadas por pares.

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTES: Jinesh Kochar, M.D., M.P.H., Beth Israel Deaconess Medical Center, and VA Boston Healthcare System, Boston; David L. Katz, M.D., M.P.H., director, Prevention Research Center, Yale University School of Medicine, New Haven, Conn.; March 22, 2011, presentation, American Heart Association, Nutrition, Physical Activity and Metabolism Conference 2011 and the 51st Cardiovascular Disease Epidemiology and Prevention Annual Conference; Atlanta

Sexo esporádico puede causar infarto


El sexo o la actividad física en personas que no realizan ejercicio regular incrementan el riesgo de sufrir un ataque cardiaco e incluso de causar muerte súbita.

Un estudio de la Universidad de Tufts, en Massachusett, Estados Unidos, concluye que los eventos cardíacos agudos se asocian significativamente con episodios esporádicos de actividad física y sexual, pero este mal es menor entre las personas que habitualmente realizan ejercicio.

Los "hombres que mantienen relaciones sexuales una vez al mes"y los que deciden jugar un partido de futbol o tenis "los sábados sin hacer ejercicio el resto de la semana son los que más posibilidades tienen de padecer un ataque al corazón o morir de forma súbita", publica la página El Mundo.es.

La investigación, publicada en la revista The Journal of the American Medical Association (JAMA), analizó datos de 14 estudios y revela que las personas tienen 3.5 más veces de riesgo de ataque al corazón y de sufrir muerte súbita cuando realizan ejercicio de forma esporádica.

Asimismo, el trabajo liderado por la doctora Issa J. Dahabreh, asegura que los varones con una vida sexual esporádica tienen 2.7 más de riesgo a padecer un infarto que los que tienen una de manera más regular.

La investigación no sugiere que se deje de practicar el ejercicio, sino que una persona lo practique de forma más constante, pues otros estudios muestran que la actividad física regular reduce el riesgo de ataques cardíacos y muerte súbita.


Fuente: El Universal

Degeneración Macular, para proteger y preservar su visión


La degeneración macular relacionada con la edad es una enfermedad visual que puede disminuir drásticamente la visión central la cual dependemos para ver con claridad.

Existen pocos estudios que han evaluado la incidencia de esta enfermedad ocular en la población, pero existe claridad en que ésta aumenta con la edad. En el estudio poblacional “Beaver Dam Eye Study”(1) se vio que la incidencia de degeneración macular incipiente aumentaba de alrededor de 4% en la población entre 43 y 54 años, a aproximadamente 23% en los mayores de 75 años de edad. En estos últimos, la incidencia de manifestaciones avanzadas de la enfermedad es de 5.4%.

¿Se puede prevenir de alguna forma esta enfermedad?
Usted no puede cambiar su edad, ni de género (las mujeres tienen más probabilidades que los hombres a desarrollar este padecimiento), ni la raza los caucásicos (más vulnerables), los antecedentes familiares, o los genes, todo lo cual puede contribuir a mayor riesgo de la degeneración macular.


Pero usted puede hacer en su estilo de vida cambios que van a reducir sus posibilidades de padecerla de manera significativa.

Principalmente de alta la presión arterial y el tabaquismo son entre los mayores problemas, el control de estos pueden ayudar a disminuir el riesgo de pérdida de visión.

Los estudios han demostrado que el tabaquismo aumenta el riesgo de 2 a 5 veces, posiblemente mediante la reducción de los niveles de antioxidantes y constriñendo los vasos sanguíneos de la retina. Otros factores que aumenta la posibilidad de padecer esta enfermedad ocular discapacitante incluyen:

Una dieta alta en grasa que es baja en nutrientes y antioxidantes. La obesidad, un individuo cuyo índice de masa corporal es mayor que 30 tiene 2,5 veces más probabilidades de tener degeneración macular.

Por el otro lado, la actividad física regular y la alimentaciones rica en vegetales (sobre todo de hojas verdes) y frutas disminuye las posibilidades de padecer esta enfermedad.

Seguir un estilo de vida saludable y hacerse exámenes regulares de la vista cada año o dos a la edad de 55 años y mayores que incluyen una agudeza visual y un examen de fondo de ojos dilatados.

Consumo de Omega 3 reduce riesgo de patologías oculares


Las mujeres que consumen gran cantidad de ácidos grasos omega 3 son menos propensas a desarrollar degeneración macular asociada con la edad (DMAE), una enfermedad ocular que afecta a millones de ancianos en Estados Unidos.

Esa es la conclusión de un nuevo estudio, que coincide con los resultados de investigaciones previas que habían demostrado que el consumo de pescado retrasa el avance de la DMAE. Los pescados ricos en omega 3 incluyen al salmón, la trucha, la sardina y el atún.

La DMAE aparece por el crecimiento anormal de vasos sanguíneos detrás de la retina o la ruptura de las células sensibles a la luz dentro de la retina. Alrededor de 1,7 millones de estadounidenses sufren pérdida visual grave por la enfermedad, que es la primera causa de ceguera en los adultos mayores.

Los médicos pueden controlarla, pero no revertir el daño en la retina. De modo que los científicos están buscando cómo proteger de la enfermedad.

"Además de dejar de fumar o nunca comenzar, no existe otra forma conocida para prevenir la DMAE", dijo William G. Christen, del Brigham and Women's Hospital en Boston, y coautor del estudio publicado en Archives of Ophthalmology.

El equipo de Christen utilizó datos del Women's Health Study, en el que mujeres mayores de 45 años habían respondido cuestionarios alimentarios. En 10 años, 235 de 38.022 mujeres desarrollaron DMAE lo suficientemente grave como para dañarle la visión.

Al considerar las fuentes alimentarias de los ácidos grasos más importantes, el riesgo de desarrollar DMAE disminuía un 38 por ciento en las mujeres agrupadas en el tercio que más DHA consumían. Y las que consumían altos niveles de EPA, el riesgo se reducía un 34 por ciento.

"Analizamos también el consumo de pescado y los resultados coincidieron", dijo Christen, que también trabaja en la Escuela de Medicina de Harvard.

Pero el experto consideró que es demasiado pronto para recomendar que la población comience a suplementar la alimentación con pescado o suplementos de aceite de pescado para prevenir la enfermedad ocular.

Eso es porque el estudio fue solamente observacional, no un experimento real, por lo que no permite confirmar si las mujeres que consumían gran cantidad de omega 3 simplemente eran más saludables que el resto.

"Esto refuerza la necesidad de realizar ensayos clínicos al azar. El mejor consejo que tenemos por ahora es no fumar", dijo Christen.

FUENTE: Archives of Ophthalmology, online 14 de marzo del 2011

Otra buena razón para tomar café


Las mujeres que beben a diario una taza de café logran un beneficio adicional: tendrían menos riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular, de acuerdo con un estudio de investigadores suecos.

Las mujeres que consumen a diario al menos una taza de café tienen entre 22 y 25 por ciento menos probabilidades de sufrir un ataque de apoplejía en comparación con las que lo beben en poca cantidad o nada.

"Las bebedoras de café deben sentirse felices", considera la doctora Sharonne N. Hayes, cardióloga de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota.

"El café es presentado a menudo como potencialmente malo para el corazón, pero en verdad no existe estudio alguno que afirme de manera convincente que es perjudicial. Quienes toman café tal vez se hacen cierto bien y posiblemente ningún daño".

Sin embargo, la doctora Hayes y demás especialistas afirman que el estudio no debe llevar a las mujeres que no consumen la bebida a salir corriendo a la cafetería que les quede más cercana.

El estudio no muestra que el café reduzca el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular, sólo que las mujeres que lo consumen tienden a presentar un riesgo menor de padecerlo.

Las conclusiones fueron difundidas por la revista "Stroke".

Automedicación en ancianos puede causar daño renal y hepático


Las personas ancianas que se automedican pueden padecer daño renal y hepático que incluso puede desencadenar la muerte, advirtió hoy la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (Digemid).

“La automedicación en los adultos mayores es más peligrosa que en cualquier otro grupo poblacional, ya que los ancianos, por los procesos de envejecimiento en su salud (disminución de la masa muscular y en la función renal y hepática) y psicológico, suelen asimilar los medicamentos de diferente manera y se incrementa la posibilidad de presentar reacciones adversas”, anotó el asesor de la Digemid, Leandro Huayanay Falconí.

Explicó que la automedicación en los adultos mayores también puede ocasionar interacciones con otros medicamentos ya que esta población suele consumir una variedad de fármacos a la vez (polifarmacia) para la atención de enfermedades crónicas, cuyos beneficios terapéuticos pueden verse afectados al adicionar otros medicamentos.

“La automedicación en ancianos también puede ocasionar vértigos, mareos, intoxicaciones, alergias, confusión mental, rigidez en el rostro y articulaciones o temblores del cuerpo”, dijo.

Agregó que las personas de la tercera edad también pueden sufrir interacciones entre los medicamentos, ya que “suelen seguir tratamientos permanentes por patologías crónicas como presión arterial alta (hipertensión), diabetes, colesterol alto, osteoporosis, entre otras, lamentablemente, los beneficios terapéuticos de estos medicamentos de uso constante pueden verse afectados por la ingesta de nuevos fármacos sin evaluación ni prescripción médica”, anotó.

Indicó que los medicamentos que los adultos mayores suelen solicitar en las farmacias sin una evaluación o prescripción médica previa son los antibióticos, antiinflamatorios, medicamentos para el resfrío, vitaminas, minerales, laxantes, antiácidos y suplementos dietéticos.

Detalló también las reacciones adversas o interacciones en la salud de las personas de avanzada edad que la automedicación puede ocasionar.

“Aumenta el riesgo de daño renal por usar varios medicamentos juntos como la gentamicina y un antiinflamatorio o antibiótico. Asimismo, un psicofármaco como la clorpromazina -que se utiliza para tratar cierto tipo de vértigos y mareos- puede provocar confusión mental y síntomas similares a los del Parkinson, como movimientos incontrolados -especialmente de la cara-, rigidez y temblores”, añadió.

Finalmente, invocó a los cuidadores de personas adultas mayores a no propiciar la automedicación y más bien trasladar a sus familiares de edad avanzada a los centros de salud si presentan alguna molestia o dolencia nueva.

Fuente: Andina

El colesterol 'bueno' podría reducir el riesgo de cáncer de colon


Los niveles elevados de colesterol "bueno" podrían reducir el riesgo de cáncer de colon, según sugiere un estudio reciente.

Si otros estudios confirman este hallazgo, a las personas con niveles reducidos de colesterol de lipoproteína de alta densidad (HDL) se les debe "aconsejar que cambien su estilo de vida para reducir su riesgo de cáncer de colon", afirmó el Dr. Bas Bueno-de-Mesquita, del departamento de gastroenterología y hepatología del Instituto Nacional de Salud Pública y el Ambiente de Bilthoven, Países Bajos, investigador líder.

Ya sabemos que reducir el colesterol "malo" (LDL) y aumentar el "bueno" (HDL) disminuye el riesgo de enfermedad cardiaca. Este nuevo estudio nos da otro motivo para prestar atención a las cifras del colesterol en sangre.

Para el estudio, publicado en línea en la edición del 7 de marzo de la revista Gut, los investigadores compararon a 1,238 personas con cáncer colorrectal con 1,238 personas sanas. De las que tenían cáncer, 779 tenían cáncer de colon y 459 cáncer rectal.

Los investigadores revisaron los resultados de muestras de sangre y cuestionarios sobre la dieta y el estilo de vida proporcionados por los participantes inscritos en la Investigación prospectiva europea sobre el cáncer y la nutrición, un estudio a largo plazo sobre el efecto de la dieta sobre el cáncer realizado en diez países.

Los investigadores encontraron que los que tenían los niveles más altos de colesterol HDL y otra grasa sanguínea llamada apolipoproteína A (apoA) tenían las menores probabilidades de desarrollar cáncer de colon, aunque no se observó un impacto sobre el cáncer rectal.

"Esta asociación es independiente de otros marcadores en la sangre que se relacionan con el desarrollo del cáncer", afirmó Bueno-de-Mesquita. Dichos marcadores incluyen la inflamación, la resistencia a la insulina y los radicales libres del oxígeno.

Por cada aumento de 16.6 miligramos por decilitro (mg/dl) de HDL y de 32 mg/dl de apoA, el riesgo de cáncer de colon se redujo en 22 y 18 por ciento, respectivamente, según encontró el equipo de Bueno-de-Mesquita.

En un subconjunto de pacientes al cual se dio seguimiento durante más de dos años, únicamente los niveles elevados de HDL se relacionaron con un menor riesgo de cáncer de colon.

Los investigadores especulan que las propiedades antiinflamatorias del HDL podrían explicar el hallazgo, pero señalan que se necesita más investigación para determinar la causa específica. También reconocen que el corto periodo de seguimiento, de apenas 3.8 años, es una limitación del estudio.

Dependiendo de los resultados de investigaciones como esta, los niveles de HDL podrían algún día ser una herramienta útil para moderar el riesgo de cáncer de colon de un paciente, afirmaron los autores.

"Actualmente, la mejor recomendación para reducir el riesgo [de cáncer de colon] es dejar de fumar, aumentar la actividad física, reducir la obesidad y la gordura abdominal y limitar la ingesta de alcohol, y carnes rojas y procesadas", planteó Bueno-de-Mesquita.

En un comentario sobre el estudio, Eric Jacobs, director estratégico de farmacoepidemiología de la Sociedad Americana del Cáncer, señaló que "este es un estudio importante y bien diseñado, y el más grande que se ha hecho sobre el colesterol HDL y el riesgo de cáncer de colon".

Pero anotó que "la relación entre el HDL y el cáncer de colon debe ser confirmada en otros estudios, y podría reflejar el efecto de factores biológicos correlacionados con el HDL, en lugar de un efecto del HDL en sí".

Además, afirmó Jacobs, "no importa cuál es la biología exacta, sabemos que hacer más ejercicio es una buena forma tanto de mejorar los niveles de HDL como de reducir el riesgo de varios cánceres, entre ellos el de colon".

Vitamina D baja riesgo asma infantil por infección respiratoria


En los niños, los suplementos con vitamina D reducirían las exacerbaciones asmáticas que provocan las infecciones respiratorias, sugirió un equipo de investigadores de Polonia en The Journal of Allergy and Clinical Immunology.

El doctor Pawel Majak dijo a Reuters Health por e-mail: "Sospechamos que la vitamina D refuerza la efectividad de la respuesta inmunológica contra los microbios y reduce las consecuencias naturales de la inflamación que interfiere negativamente con la patogénesis del asma".

Pero existen pocas pruebas directas de ese beneficio, según el equipo de Majak, de Medical University of Lodz. Para eso, estudió a 48 niños, de 5 a 18 años, con asma recientemente diagnosticada. Todos eran sensibles solamente a los ácaros del polvo del hogar.

Al azar, los niños recibieron tratamiento con budesonida inhalable con o sin vitamina D-500 IU de colecalciferol. A los 6 meses, ambos grupos habían mejorado la función pulmonar (FEV1) y los resultados pediátricos según la escala Asthma Therapy Assessment Questionnaire (ATAQ).

Además, se registraron significativamente menos exacerbaciones asmáticas en el grupo tratado con el suplemento que en el tratado sólo con budesonida. En todos los casos, síntomas de infección respiratoria aguda precedieron las exacerbaciones.

Pero, a pesar de ese beneficio aparente, no hubo una diferencia significativa en los niveles absolutos de 25-hidroxivitamina D (25(OH)D) entre los grupos.

La dosis de vitamina D "fue cercana a la que recomienda el Instituto de Medicina, pero fue claramente inadecuada para elevar los niveles de 25(OH)D en sangre".

De todos modos, muchos menos niños tratados con el suplemento sufrieron una reducción de los niveles de 25(OH)D. Y en los niños con bajos niveles de 25(OH)D en sangre, el riesgo de desarrollar asma fue 8 veces más alto que en el grupo con niveles estables o aumentados.

El equipo concluye que este es el primer estudio prospectivo que demuestra que se puede controlar con vitamina D la aparición del asma infantil. "Aunque la dosis de vitamina D no fue la adecuada, se alcanzaron beneficios importantes", escribió el equipo.

"El tamaño relativamente pequeño de la muestra limita esa conclusión, que aun así tendría alta relevancia clínica dado que la reducción de la incidencia de la infección respiratoria por el uso de vitamina D cambiaría el curso natural del asma u otra enfermedad respiratoria crónica", agregó Majak.

FUENTE: J Allergy Clin Immunol, del 2011.

La fobia hacia los gérmenes puede afectar el sistema inmunológico


El microbiólogo, Alex Berezow, escribió un artículo para CNN, en donde expresaba su opinión y diversas teorías hacia la fobia a los gérmenes y cómo esta puede producir enfermedades al sistema inmunológico.

Para empezar, hizo una aclaración sobre la diferencia entre las bacterias y los gérmenes. "Las bacterias son como las serpientes: algunas son buenas, la mayoría son inofensivas, y sólo algunas son peligrosas. Pero la distinción suele no ser articulada, y como resultado hay un miedo público exagerado", escribió Berezow.

La fobia hacia los gérmenes y la suciedad crea una serie de hábitos que pueden llegar a ser contraproducentes para la salud. El uso excesivo de jabones antibacteriales está asociado a ciertas alergias, como al polen, en menores de 18 años. Esto sería causado por el triclosán, una sustancia presente en estos productos. Por otro lado, la Dirección de Medicinas y Alimentos afirmó, en el 2005, que el nivel de protección de un jabón antibacteriano es casi igual al de un jabón normal.

Los ambientes ultra limpios son otro problema. “La hipótesis de higiene” plantea que la poca exposición a las bacterias y gérmenes durante la infancia es la causante de problemas autoinmunes. ¿De qué se trata esto? Enfermedades causadas por el propio sistema inmunológico, el cual reacciona atacando al cuerpo antes que protegiéndolo.

Un estudio realizado con niños que crecen en granjas has demostrado que estos están menos propensos a desarrollar asmas, por estar más expuestos a bacterias. Incluso, algunas terapias innovadoras lo han demostrado. Por ejemplo, la de las lombrices intestinales. Aquellos pacientes que sufrían de intestino inflamado mejoraron bastante tras ingerir huevos de gusanos de cerdos. Como vemos, la paranoia contra los microbios podría llegar a ser muy peligrosa.

¿Como usar adecuadamente la mochila?


Dolor en el cuello y espalda, contractura muscular en hombros y curvatura lumbar. Estas son las principales complicaciones que afrontan los estudiantes en los primeros días de clases, debido al uso incorrecto y peso excesivo de las mochilas, aseguran especialistas del Ministerio de Salud.

Rita Gutiérrez Cayuri, tecnóloga médica del área de Ergonomía del Instituto Nacional de Salud, indica que la mochila es el medio más eficiente para trasladar los útiles escolares pero, si es utilizada incorrectamente, puede dañar el estado físico de los estudiantes.

La especialista recomienda que la mochila pese menos del 15% del peso corporal del niño. Además, indica que la distancia que recorre el menor con ella también es un factor que debe considerarse.

También recomienda colocar los artículos más pesados lo más cerca posible a la espalda del niño, en la parte de atrás de la mochila, y colocar los libros y útiles de tal forma que no se deslicen dentro de la mochila.

CÓMO USAR LA MOCHILA

◦Coloque la mochila pegada a la espalda.
◦Ajuste las tiras de los hombros de tal forma que la carga se amolde a la espalda del niño.
◦Los tirantes deben estar apretados pero al mismo tiempo deben ser cómodos y dejar que los brazos se muevan fácilmente.
◦Usar siempre ambas tiras de la mochila, de modo que el peso quede repartido entre los dos hombros y se consiga una postura simétrica bien alineada.
◦Ajuste y use la tira de la cintura para mantener la mochila pegada a la espalda, esto ayuda a distribuir el peso de la mochila de forma uniforme.
◦La mochila debe quedar debajo de los hombros y la parte inferior debe apoyarse en la parte baja de la espalda y nunca sobre la cintura del niño.

Slideshow: Alimentación y Nutrición

Video Vocacional

Las más buscadas

Notisalud ©Template Blogger Green by Dicas Blogger.

TOPO