No se debe dar antidiarréicos a niños


El uso indiscriminado y sin indicaciones médicas de antidiarreicos para atacar los problemas estomacales en los niños puede resultar muy peligroso para su salud, advirtió hoy la Dirección General de Medicamentos Insumos y Drogas (Digemid). “La diarrea infantil, aparece en forma repentina, generalmente como consecuencia de la descomposición de los alimentos generada por una inadecuada conservación. Este proceso dura de dos a tres días y con el tratamiento se busca evitar la deshidratación, suministrando rehidratación oral y dieta blanda al afectado por lo que no es necesario recurrir a antidiarreicos”, afirmó el especialista de la Digemid, Aldo Álvarez Risco.

El experto explicó que en los casos de diarrea infantil no solo no es necesario el uso de antidiarreicos, sino que suministrarlo a infantes puede ser muy peligrosos porque estos detienen la destrucción de las bacterias o parásitos causantes de la diarrea a través de las heces.

“Las bacterias se quedan en el organismo de los niños, favoreciendo su proliferación en el intestino grueso, retardando su eliminación natural. Una vez que pasa su efecto, la diarrea se reinicia con más fuerza, por lo que queda claro que este tipo de medicamentos no debe emplearse porque pueden empeorar y prolongar la enfermedad”, enfatizó.

En tal sentido, indicó que lo más apropiado es proporcionar a los niños sales rehidratantes -que contienen sodio, potasio y cloruro-, gran cantidad de agua distribuida en pequeñas porciones a lo largo del día y evitar el consumo de alimentos sólidos, verduras y frutas que podrían acelerar el tránsito intestinal.

Efectos no deseados

Álvarez explicó que entre los efectos no deseados que produce el uso de antidiarreicos en los niños están el dolor y distensión abdominal (hinchazón en la barriga generada por la acumulación de gases), boca seca como consecuencia de la deshidratación, náuseas, vómitos, estreñimiento, somnolencia, fatiga y mareos.

“En este caso se recomienda la hidratación con sueros orales hasta que pasen los síntomas. Si estos persisten, lo mejor es llevar al niño a un establecimiento de salud”, anotó.

Precauciones

Para evitar que los niños sufran diarreas e infecciones estomacales, el especialista señaló que se debe cuidar al detalle las medidas de aseo.

Por esa razón, dijo, el constante lavado de manos es fundamental y lo propio ocurre con el lavado de los alimentos que se consumen crudos como las frutas y verduras.

Además, se debe beber únicamente agua hervida o embotellada, lavar adecuadamente los utensilios de cocina, menaje y vajilla y conservar adecuadamente los alimentos cocidos, guardando aquellos que no se van a consumir luego de su cocción en el refrigerador para evitar su descomposición.

“Cuando estemos en la calle, evitemos que los niños ingieran comida, dulces, helados o golosinas que no han sido preparados en lugares de garantía. Tampoco debemos agregar cubos de hielo a sus bebidas porque lo más probable es que hayan sido preparados con agua cruda y evitar que toquen sus alimentos directamente con las manos. En lo posible debemos evitar que los niños gateen o se arrastren y luego se lleven las manos u objetos a la boca”, dijo finalmente.

Fuente: Andina

Seja o primeiro a comentar

Slideshow: Alimentación y Nutrición

Video Vocacional

Las más buscadas

Notisalud ©Template Blogger Green by Dicas Blogger.

TOPO