Maculopatía, tenga cuidado




La edad no sólo trae canas y arrugas. El envejecimiento puede causar también una enfermedad ocular que es la principal causa de pérdida de la agudeza visual: la maculopatía.


Se estima que uno de cada cuatro mayores de 70 años padece ese deterioro de la zona de la retina (mácula), que nos permite percibir detalles pequeños y la tonalidad de los colores.

Su incidencia aumenta con el paso de los años.

"El principal factor de riesgo es la edad, pero también hay otros factores que colaboran, como el tabaquismo, la exposición a los rayos ultravioleta sin protección y los antecedentes familiares, entre otros", explicó el doctor Roberto Borrone, de la cátedra de Oftalmología de la Facultad de Medicina de la UBA.



Esta enfermedad, explica el especialista, no conduce a la ceguera, pero en sus etapas más avanzadas genera una zona ciega en el centro del campo visual. Esto impide leer y realizar distintas actividades con autonomía, lo que reduce la calidad de vida de esos adultos mayores.

En el país, los pacientes aún llegan a la primera consulta en estadios bastante avanzados de la enfermedad. "Los recibimos cuando ya ven con una mancha negra. En cambio, las personas que consultan periódicamente al oftalmólogo tienen mejores posibilidades de prevenir el avance a esas etapas -agregó Borrone-. Dado que se está prolongando la expectativa de vida, esta se convertirá en una enfermedad de creciente prevalencia a partir de los 65."

La alteración de la capacidad visual fina comienza alrededor de los 60 años. Existe un autotest sencillo (ver infografía), que nos indica si debemos consultar con el oftalmólogo.

Algunos pacientes tienen unas lesiones pequeñas en la mácula, que son depósitos de desechos metabólicos que la retina no puede "procesar". Esos puntitos de color amarillo revelan que existe más riesgo de desarrollar la enfermedad, por lo que es necesario realizar controles periódicos.

Existen dos tipos de maculopatía. El 90% de los pacientes desarrollan la forma "seca" (atrófica), que aún no tiene tratamiento, pero es visualmente más benigna que la forma "húmeda" (exudativa), que provoca el crecimiento de diminutos vasos sanguíneos en la mácula.

Esos vasos crecen con las paredes alteradas, que filtran sangre a la retina y provocan hemorragias. En este caso, el tratamiento se realiza con fármacos inyectables -existen dos- que bloquean la señal química (factor de crecimiento vascular-endotelial) que induce el crecimiento de esos microvasos y reducen el edema que producen en la mácula.

En la maculopatía atrófica, en cambio, se pueden tomar algunas medidas para controlar el avance de la enfermedad. Son el uso de suplementos con vitaminas antioxidantes (C, E y betacaroteno) y zinc, y el aumento del consumo de ácidos grasos omega 3, además de proteger la vista con anteojos con filtro UV total y bloqueo de la luz azul (recetado por el oftalmólogo).

No es lo más frecuente, pero si la enfermedad afecta ambos ojos, se utilizan ayudas visuales tales como la magnificación de imágenes computarizadas, para aprovechar al máximo la capacidad visual restante en el campo visual periférico.

Pero un autotest a partir de los 60 años ayudaría a no llegar a esos estadios. "Permite llegar a un diagnóstico precoz, antes de sufrir una disminución franca de la visión -insistió Borrone-. Y cuando en el examen del fondo de ojo existe una clara evidencia de maculopatía, existen dos estudios por imágenes (angiografía de la retina y tomografía de coherencia óptica) que permiten realizar un diagnóstico con certeza y realizar un seguimiento preciso de la respuesta al tratamiento."

Fuente: La Republica

OMS promueve circuncisión masculina para reducir riesgo del sida


La circuncisión reduce en un 60% el riesgo de infección con el VIH, por lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) la promueve en varios países africanos, aunque reconoce que no es una "varita mágica" contra la enfermedad.

Así lo dijo hoy en Viena el ugandés David Okello, director regional de la OMS en Brazaville (Congo), al manifestar que existe "suficiente evidencia científica para promoverla como uno de los métodos para prevenir el sida".

En todo caso, Okello advirtió de que la circuncisión, que cuesta unos 50 dólares, no es un "condón natural".

Por eso, la intervención quirúrgica va acompañada de una intensa labor de asesoría, sobre todo en cuanto al uso del condón.

De la mano de la organización estadounidense "Population Servicies International" (PSI) se han circuncidado desde 2008 unos 60.000 hombres en varios países africanos, como Kenia, Suazilandia, Zambia, Botsuana, o Zimbabue.

Investigaciones posteriores con unos 6.000 hombres han demostrado que la intervención redujo el riesgo de infección con el VIH, aunque las mujeres siguen con el mismo peligro si mantienen relaciones sexuales sin protección con hombres circuncidados.

El filántropo multimillonario estadounidense Bill Gates también financia una campaña de circuncisión de hombres en África.

En un discurso ayer ante el Conferencia SIDA 2010 que se celebra en Viena, el fundador de Microsoft manifestó que "el costo de no hacer nada es muy superior a los programas de circuncisión".

Krishna Jafa, directora de PSI para el VIH, aseguró hoy que si la circuncisión alcanzara al 80% de la población masculina de África Oriental y del Sur "se podrían evitar en los próximos cinco años unas cuatro millones de infecciones" hasta el año 2025.

Alcanzar estos resultados aportaría además "un ahorro del gasto de sanidad de unos 20.000 millones de dólares en el mismo período", agregó Jafa.

Sin embargo, esta iniciativa no está exenta de polémica. La organización estadounidense "Intact America" (IA) manifestó hoy que "la promoción de la circuncisión masculina envía el mensaje equivocado, crea un sentido equivocado de protección y expone a las mujeres a más riesgos de infectarse con el VIH".

"Los hombres hacen ya cola (en Africa) para ser circuncidados al creer que ya no necesitan utilizar más el condón", señaló Georganne Chapin, directora de IA, en un comunicado.

Fuente:
RPP

Obesidad reduce en ocho años expectativas de vida


Un estudio de la U. de Copenhague -que siguió a 1.930 hombres por 60 años- reveló que quienes mantuvieron el sobrepeso y obesidad desde su juventud presentaron el doble de riesgo de muerte prematura que los no obesos. De hecho, a los 70 años, el 50% de los obesos había muerto, contra un 30% de los con peso normal.

Tener kilos extras en la juventud pueden "pesar" más de lo que creemos. Así lo demostró una investigación de la U. de Copenhague en Dinamarca, que analizó durante 60 años a 1.930 personas que desde los 20 años tenían sobrepeso u obesidad.

Usando el análisis de los registros, que datan de 1943 y pertenecen a las FF.AA. de Dinamarca, los investigadores se encontraron con un dato revelador tras seguir su evolución por 60 años: los jóvenes que entonces tenían problemas de obesidad tuvieron una expectativa de vida ocho años menor que las personas que no tenían problemas con su peso.

Los investigadores, que estudiaron al grupo con datos de los años 1943, 1977 y 2007, descubrieron que los obesos doblaron su riesgo de morir prematuramente a lo largo de los años, llegando a emparejar, por ejemplo, la expectativa de vida de personas fumadoras. "Nuestro estudio arroja luz sobre cómo ser obeso desde los 20 años afecta hasta la vida adulta. Es el primer estudio en investigar el efecto de la obesidad a lo largo de la vida", dijo Esther Zimmermann, investigadora principal del estudio.

MIDIENDO LOS KILOS

Para cuantificar el riesgo, los investigadores tomaron el Indice de Masa Corporal (IMC) de los reclutas, que se obtiene dividiendo el peso corporal por la altura al cuadrado, siendo 22,5 un peso saludable e ideal en hombres y 21,3 en mujeres.

La investigación determinó que el grupo con problemas de peso mantenía a lo largo de los años, en promedio, un IMC superior a 30. Mientras que el grupo de control estaba bajo o igual a 25.

Pero los que tenían sobrepeso no estaban libres de problemas. Aquellos con un IMC sobre 25 desde los 20 años, aumentaban un 10% su riesgo de muerte prematura por cada punto ganado en su IMC, lo que se reflejó al final de la investigación en las expectativas de vida. Sólo el 50% de los hombres con obesidad y sobrepeso llegaba a la edad de 70 años, contra un 70% de los que no tenían problemas con su peso.

CALIDAD DE VIDA

Chile no está ajeno a esta realidad. Según cifras de la última encuesta realizada por el Ministerio de Salud (2003), el 22% de los mayores de 17 años tenía un IMC de 30. Un problema que significa sólo más enfermedades y peor calidad de vida a edades más tempranas. Por ejemplo, antes la diabetes tipo 2 se diagnosticaba por sobre los 50 años, pero hoy se encuentran casos en personas de 30 años. "El problema de la obesidad en los adultos jóvenes es que esto también se traduce en una mayor probabilidad de presentar enfermedades a más corta edad, como la diabetes mellitus tipo 2, la hipertensión arterial y dislipidemia, todas las cuales son factores de riesgo cardiovascular" dice Pamela Rojas, nutrióloga de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile.

Aunque el estudio demuestra que la obesidad es una condición persistente en el tiempo y difícil de superar, no es irreversible. De hecho, sólo el 4% del grupo de control -sin problemas de peso a los 20 años- desarrolló sobrepeso u obesidad con el tiempo, lo que para Rojas significa que "mientras antes se hagan cambios, mejor".

Fuente: La Tercera

Alimentos ricos en complejo B son más saludables que dulces para mantener temperatura corporal


Consumir alimentos ricos en Complejo B es más saludable que ingerir caramelos y chocolates para mantener la temperatura corporal en esta temporada de invierno en que la temperatura desciende y con ello el apetito, recomendó el Instituto Nacional de Salud (INS).

Juan Aparco, nutricionista de este instituto del Ministerio de Salud (Minsa), explicó que la ingesta de alimentos que contienen Complejo B, presente en los cereales, vegetales y carne de pescados optimiza el metabolismo generando calor al cuerpo humano.

“En el caso de los cereales, esta vitamina se concentra mayormente en los panes integrales, salvado de trigo, arroz y sus derivados”, precisó.

Al destacar el importante porcentaje de complejo B que contienen vegetales como el brócoli, espinacas, hortalizas y legumbres, el especialista explicó que este complejo vitamínico se halla en mayores cantidades en aquellos que poseen hojas verdes.

Sugirió, además, consumir alimentos energéticos como la quinua y la maca porque representan un buen aporte de nutrientes al organismo.

Para reforzar las defensas del organismo, Aparco indicó que los frutos secos como las nueces y almendras, además del sacha inchi y las aceitunas, brindan energía, ácidos grasos esenciales y vitamina E.

No obstante la importancia de consumir los alimentos recomendados, el nutricionista del INS sugirió establecer una dieta balanceada para prevenir un incremento de peso en la población.

“En esta época aquellos que se cuidaban en el verano dejan de hacerlo, tampoco realizan actividad física y por querer mantener el calor corporal, tienen más apetito y consumen alimentos de alto contenido energético como chocolates y grasas que no son necesariamente saludables”, comentó.

Fuente:
Andina

Sugieren que niños resfriados ingieran líquidos tibios y sigan dieta habitual


Una de las mejores alternativas para contrarrestar el resfrío común en niños menores de cinco años es ingerir frecuentemente líquidos tibios preparados de preferencia en casa, y mantener su dieta habitual, según información del Ministerio de Salud (Minsa).

Rosa Vilca, integrante la Dirección de Atención Integral de Salud del Minsa, señaló que el líquido ejerce una función desinflamante en el organismo y es por eso que su ingesta ayuda a contrarrestar las infecciones respiratorias agudas (IRA).

Para evitar contraer una IRA en los niños y bebés, la especialista recomendó, además, alejarlos de personas resfriadas y dosificar su alimentación en raciones de menor volumen, proporcionadas con mayor frecuencia.

“En el caso de los menores de seis meses, se debe continuar con la lactancia materna y cumplir con el calendario de vacunas”, agregó.

Recordó, además, la importancia de practicar constantemente hábitos de higiene como el lavado de manos y ventilar los ambientes para evitar la expansión de los virus.

Alimentación

De otro lado, Vilca recomendó consumir alimentos con alto contenido de vitaminas A y C para reforzar las defensas del organismo.

“La ingesta de este tipo de vitaminas no solo ayuda a evitar eventuales infecciones respiratorias sino que favorece el crecimiento de niños y adolescentes y al buen mantenimiento de la visión, la piel y las mucosas”, detalló la doctora.

Advirtió que, en cambio, la carencia de nutrientes y vitaminas coloca a los menores en una situación vulnerable ante ciertas enfermedades, como diarreas o infecciones respiratorias agudas.

Fuente:
Andina

Psoriasis y nutrición: cómo influye la dieta en la enfermedad


La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel, que no es contagiosa y que produce lesiones escamosas, engrosadas e inflamadas, con una amplia variabilidad clínica y evolutiva.

Sin bien los cuidados generales –más allá de las medicaciones pertinentes- apuntan a lo "local", lo que comen quienes padecen esa enfermedad será vital a la hora de aliviar los síntomas.

La doctora Vivian Mayo (MN 72.737) explicó a Infobae.com que "en el tratamiento y control de la psoriasis, la alimentación juega un rol muy importante, ya que la ingesta de determinados alimentos puede contrarrestar el efecto oxidativo del organismo, pero esto varia en cada paciente".

Así es que entre los alimentos permitidos, se encuentran los que tienen vitamina A (espinacas, albahaca, espárragos, pimientos, zanahoria, calabaza, tomate, coriandro, hígado, huevos, mantequilla y pescados), vitamina C (naranja, pomelo o toronja, limón, kiwi, manzana, sandía, ajo, apio, fresa, uva, piña, arándonos, aguacate, mangos, moras, chirimoyas, etc.), alimentos con ácido fólico (cereales integrales, legumbres, espinaca, naranja, espárragos, lechuga, germen de trigo), alimentos ricos en selenio (uvas, melocotones, ajo, calabazas, cebada, avena, maíz, pistachos, espárragos y espinaca), aquellosricos en ácidos grasos omega 3 (pescados de mar y mariscos principalmente) y alimentos con zinc (apio, espárragos, higos, patatas, berenjenas, girasol, cereales integrales).

De la vereda de enfrente, los alimentos restringidos para las personas que padecen esta enfermedad son las carnes, lácteos, alimentos grasos, alcohol, especias y alimentos con conservantes y aditivos .

"Como conclusión podría decirse que la mejor dieta para la psoriasis es aquella que contiene gran cantidad de vitaminas y minerales, cuya fuente principal son las frutas, verduras y cereales integrales; moderada cantidad de proteínas y bajas cantidades de grasas", remarcó Mayo.

Un test de intolerancia alimenticia

"El Alcat Test permite detectar qué alimentos, colorantes o conservantes pueden ser los causantes de reacciones celulares, que originen una variedad de síntomas específicos y un mal funcionamiento metabólico", puntualizó la especialista, para quien "a raíz de los resultados del test se puede elaborar un plan alimentario sobre la base de aquellos alimentos que beneficien el metabolismo, al mismo tiempo que eliminar aquellos que son perjudiciales para la salud".

Consultada sobre si dejar de comer los alimentos a los que se le tiene intolerancia mejora los síntomas, Mayo aseguró: "Aún estamos en una etapa de investigación, pero observamos una mejoría notoria en pacientes que modificaron su alimentación con los resultados del test Alcat".

Se estima que entre un 1 y un 3% de la población sufre de psoriasis. Si bien puede aparecer a cualquier edad, suele hacerlo entre los 15 y los 35 años, con un pico máximo de incidencia en la segunda década. Afecta por igual a ambos sexos, aunque es más precoz en mujeres, y en personas con antecedentes familiares.

En la actualidad, muchos son los casos de pacientes que padecen de psoriasis y el número va en aumento. Esto es debido a que ésta es una patología íntimamente relacionada al estrés, el cual es muy común de observar en sociedades como las actuales.

Fuente:
Infobae

El exceso de peso aumenta el riesgo de morir de cáncer, según un estudio


Los asiáticos con sobrepeso u obesidad son más propensos a morir de cáncer que las personas con peso normal, de acuerdo a un gran estudio en el continente.

La obesidad es considerada un factor de riesgo de ciertos cánceres en Occidente, pero hasta ahora no era claro si tenía el mismo efecto negativo para los asiáticos.

Investigadores controlaron a 401.215 personas en China, Hong Kong, Taiwán, Japón, Corea del Sur, Singapur, Tailandia, Australia y Nueva Zelanda durante cuatro años.

En comparación con las personas con peso normal, los participantes obesos eran un 21 por ciento más propensos a morir de cáncer, mientras que los que tenían sobrepeso tenían un 6 por ciento más de probabilidad, según el estudio.

Los pacientes obesos eran particularmente vulnerables a los cánceres de colon, recto, mama, ovario, cuello del útero, próstata y leucemia, dijeron los investigadores.

"Los individuos con obesidad o sobrepeso en las poblaciones de la región Asia-Pacífico tienen un riesgo significativamente mayor de morir de cáncer", escribieron en un documento publicado en The Lancet Oncology el miércoles.

"Se necesitan urgentemente nuevas estrategias para lidiar con la epidemia de obesidad en Asia y evitar que siga aumentando el impacto del cáncer en la región", dijo el grupo, liderado por Christine Parr, de la Universidad de Oslo, en Noruega.

En las últimas décadas se registró un rápido incremento de la obesidad en varios países asiáticos, impulsado por la mayor riqueza y el éxodo del campo a la ciudad, donde las personas tienen hábitos más sedentarios y consumen alimentos más grasosos.

Café reduciría riesgo de desarrollar cánceres de cabeza y cuello



El café quitaría algo más que el sueño: un nuevo estudio demostró que los amantes de la infusión tendrían menos riesgo de sufrir cánceres de cabeza y cuello.

Los autores revisaron los resultados de nueve investigaciones previas sobre esos dos tipos de cánceres que también incluían información sobre el consumo de café y té. En cada estudio, los pacientes habían sido comparados con la población general o con pacientes hospitalizados sin cáncer.

El riesgo de desarrollar un cáncer de cabeza y cuello fue un 12 por ciento inferior en los bebedores de café, tras considerar otros factores, como el tabaquismo.

Y a mayor consumo de café, menor riesgo de desarrollar cáncer. En los que bebían más de cuatro tazas por día, por ejemplo, el riesgo disminuía un tercio. Aun así, las probabilidades de desarrollar ese tipo de cáncer son bajas: en Estados Unidos hay un caso por cada 10.000 personas por año.

En tanto, el café no protegió del cáncer de laringe y el té o el café descafeinado no previnieron ningún tipo de tumor de cabeza y cuello.

Por lo tanto, los datos no prueban que el café en sí mismo proteja del cáncer. Pueden existir otros factores asociados con el consumo de café que expliquen la reducción del riesgo oncológico, o las personas con la enfermedad podrían haber reducido su consumo por algún motivo.

Si el café marca la diferencia, hay varios mecanismos que lo harían posible, aunque por ahora son todas especulaciones, precisó la revista Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention.

"Además de la cafeína, el café contiene más de 1.000 sustancias químicas", escribió el equipo, agregando que el cafestol y el kahweol protegerían de carcinógenos que podrían dañar los genes.

FUENTE: Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention, 22 de junio del 2010.

Slideshow: Alimentación y Nutrición

Video Vocacional

Las más buscadas

Notisalud ©Template Blogger Green by Dicas Blogger.

TOPO