La dieta constituye la causa más importante de càncer despuès del consumo del tabaco.


El Hospital Internacional High Care de Marbella aconseja la fórmula de cinco al día como la cantidad de raciones de frutas, verduras y hortalizas que deben consumirse para reducir el riesgo de cáncer.

Sin duda alguna, nuestra manera de alimentarnos condiciona el desarrollo de nuestro cuerpo y su forma de enfermar. La relación entre cáncer y nutrición es muy conocida. De hecho, la dieta constituye la causa más importante de cáncer después del consumo de tabaco.

High Care International Hospital afirma que se han llevado a cabo innumerables estudios para determinar cuales son los alimentos que protegen del desarrollo de los diferentes tipos de cánceres. Desgraciadamente, la mayoría de estos estudios no han aportado datos claros sobre el beneficio de dietas concretas.

En relación a las grasas en la dieta, particularmente las de origen animal, los resultados de los estudios han sido contradictorios, sobre todo con respecto al cáncer de mama y colorectal. El consumo de cereales con alto contenido en fibra y los cereales integrales tienen asociado un riesgo más bajo del cáncer colorectal. Sin embargo, otros estudios no han apoyado esta asociación.

High Care International Hospital siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud aconseja la fórmula de cinco al día como la cantidad de raciones de frutas, verduras y hortalizas que deben consumirse para reducir el riesgo de cáncer (de forma ideal se dividiría en 2 raciones de fruta y 3 de verduras u hortalizas al día). Esta recomendación deriva de múltiples estudios observacionales, como el realizado por el Instituto Nacional del Cáncer de EEUU.

Otro aspecto importante en la relación de nutrición y cáncer es el papel de la obesidad, un importante factor de riesgo para numerosas enfermedades crónicas como el cáncer, diabetes y enfermedades cardiovasculares. Después del tabaquismo, representa el principal factor de riesgo de enfermedades crónicas en los países occidentales.

fuente:malagaes.com

La Tartamudez y sus causas.


Es un trastorno de aparición infantil en la inmensa mayor parte de los casos. Suele iniciarse en el curso de la instauración del lenguaje. La mayor parte de los casos son transitorios (hasta un 80 de recuperaciones). Alrededor de un 5% de niños han presentado o presentan algún tipo de tartamudeo, pero solamente el 1% de adultos siguen con este trastorno

El tartamudeo consiste en la repetición o prolongación frecuente de los sonidos, o de las sílabas. Perturba notablemente la fluidez del lenguaje. Normalmente se acompaña de otros tipos de dislalia. Puede haber problemas en la emisión de cualquier fonema, pero es más frecuente que aparezcan mayormente al iniciar fonemas "explosivos" (/b/, /p/, etc.)


Es normal que el tartamudeo sea más evidente cuando el niño se halla sometido a una situación en que se siente evaluado, o con la "necesidad" de hablar bien. El niño suele intentar mecanismos de compensación para evitar su aparición, por ejemplo: iniciar sus frases con una palabra "inocua", acompañar su verbalización con movimientos, etc.

Es un trastorno de aparición infantil en la inmensa mayor parte de los casos. Suele iniciarse en el curso de la instauración del lenguaje. La mayor parte de los casos son transitorios (hasta un 80 % de recuperaciones). Alrededor de un 5% de niños han presentado o presentan algún tipo de tartamudeo, pero solamente el 1% de adultos siguen con este trastorno.

"La disfemia suele aparecer alrededor de dos edades críticas: entre los 2-3 años, y hacia los 6 años de edad"

Causas de la disfemia

Son varias las terapias propuestas para el tratamiento de la disfemia así como las teorías propuestas para su explicación. Analicemos sucintamente alguna de ellas. En principio se acepta que tal problema aparece en niños con alguna insuficiencia en la función organizadora del lenguaje, y sus causas suelen establecerse en las relaciones que, en su origen, tiene esta función con otras funciones psicológicas más profundas. Muchas veces se invoca como causa fundamental una insuficiencia del pensamiento linguoespeculativo.

Cabe distinguir dos formas de pensamiento humano: la sensoactorial en que la figuración mental se realiza mediante imágenes (es decir, pensamos en un tren y "vemos" la imagen del tren) y la linguoespeculativa que se lleva a cabo por medio de palabras (es decir, pensamos en un tren y "vemos" escrita la palabra "tren"); ésta última es la que permite el proceso de comunicación, mediante el lenguaje, de unas personas a otras.


En el acto de hablar, es necesario que el pensamiento surja de una forma linguoespeculativa, puesto que debe realizarse con una gran rapidez. Así, hay personas que gozan de "inmediatez" lingüística (encuentran inmediatamente la palabra adecuada) y que jamás van a sufrir tartamudeo. Y otras, que carecen de esta inmediatez lingüística. Solamente entre éstas, afectas de insuficiencia linguoespeculativa (en que las imágenes sensoriales no hacen surgir inmediatamente las palabras, e incluso obstaculizan su aparición) va a aparecer la tartamudez.

"El tartamudeo consiste en la repetición o prolongación frecuente de los sonidos, o de las sílabas"

Edad de aparición de la tartamudez

La disfemia suele aparecer alrededor de dos edades críticas. Por una parte entre los 2-3 años, coincidiendo con la organización del lenguaje; por otra parte, hacia los 6 años de edad, edad de la escolaridad, primera en que se le exige una primera adaptación social de cierta envergadura. También puede aparecer por primera vez en la adolescencia, edad a la que, de todas formas, se suele acentuar, pues los factores emocionales que aparecen pueden jugar un papel desencadenante especial.

Dado que la tartamudez aparece en edades tempranas en las que son frecuentes las repeticiones de fonemas, de sílabas y aún de palabras de dos sílabas, y que se ha dado en llamar tartamudez fisiológica (es decir, normal), conviene aclarar que ésta no existe como tal tartamudez ya que dichas repeticiones no tienen carácter convulsivo. La repetición no es disfemia necesariamente. Solo existe ésta si aparece una tensión espasmódica o clónica en el proceso de emisión verbal. La redundancia es normal, mientras que la disfemia espasmódica es patológica.

"La tartamudez se incrementa en las ocasiones de tensión emocional"

Respuestas del paciente

Una vez instaurada la disfemia, el comportamiento del paciente suele ser muy variado. Muchos tartamudos no parecen sufrir con su problema. En otros aparecen síntomas que revelan una ansiedad subyacente que puede ser muy discreta o muy acusada. Otros, en fin, se cierran en el silencio, evitan las situaciones de conflicto y al final también a la mayoría de las personas. En estos casos el trastorno sobrepasa el área del lenguaje para integrarse más en el marco de la psicopatología.

En general puede decirse que la tartamudez se incrementa en aquéllas ocasiones en que la tensión emocional del disfémico aumenta, especialmente si aumenta en relación a la emisión del lenguaje (angustia de anticipación). La disfemia se acentúa en circunstancias que marcan una etapa de adaptación social, o que ponen en cuestión dicha adaptación. Lo cierto es que el disfémico se encuentra expuesto a alteraciones psicológicas que es preciso someter a un tratamiento, bien para superarlas bien para lograr un aceptable equilibrio que le permita asumir su problema, como requisito previo para lograr su superación.

fuente: medicina21.com

El ejercicio, un arma eficaz contra la enfermedad de Parkinson


La guía 'Ejercicios físicos de habla y voz para afectados de Parkinson', inspirada en los 15 años de experiencia de la neuróloga Àngels Bayés, recomienda a los afectados por esta enfermedad realizar un mínimo de 30 minutos de ejercicio al día para evitar parte de los síntomas degenerativos en su capacidad motora y de comunicación.

Bayés señala que, aunque la enfermedad no tiene una "cura efectiva" por el momento, está demostrado que la rehabilitación física desde los inicios de la enfermedad prevé y mejora la calidad de vida de los pacientes al cabo de los años.

La neuróloga, que es también la directora de la Unidad de Parkinson de la Clínica Teknon de Barcelona, señaló que, en el caso del habla, lo más importante es que los enfermos sean conscientes de sus "trastornos" para conseguir a partir de ahí una "comunicación efectiva".

El Parkinson es la segunda enfermedad neurodegenerativa en incidencia, y afecta a cerca de 100.000 personas en España, si bien el 30 por ciento de los enfermos podría estar todavía sin diagnosticar. Entre sus efectos se encuentran una serie de problemas motores -rigidez, bloqueo de articulaciones y pérdida de equilibrio- así como problemas de comunicación y de deglución.

La guía, que se presentó en Madrid el 14 de abril, está pensada para que los ejercicios se realicen de forma regular y se compatibilicen con el tratamiento médico y farmacológico, aunque recomienda el reposo cuando se produzca fatiga. La autora asegura que el ejercicio contribuye a mejorar la vida del paciente y sus familiares.

Fuente: Europa Press

Dieta para la Diabetes y la Hipertensión Arterial


Un plan para quienes tienen que cuidarse especialmente.
Cuando existen patologías como diabetes o hipertensión arterial, es necesario que los pacientes consulten a un nutricionista para que les prepare un plan alimentario adecuado. La licenciada en Nutrición Alicia Crocco -autora de los libros La Dieta Positiva, La Dieta de Alicia Crocco y Creo & Adelgazo-, preparó especialmente para un plan ideal para estos casos.

Este plan es, simplemente, una guía para que comiencen a aprender a elegir los alimentos.

No obstante, deben efectuar educación alimentaria para que la enfermedad no siga avanzando debido a la falta de cuidados.

Se debe realizar un diagnóstico detallado del individuo que padece ésta u otras enfermedades y de ahí en más se acuerda con el paciente, el plan alimentario a seguir.



Será importante lograr:



1) Obtener y mantener óptimos controles de glucemia (niveles normales o lo más cercanos posibles para prevenir o reducir las complicaciones.



2) El perfil lipídido (las grasas circulantes en sangre), que reduzca las complicaciones que pueden llegar a producirse y la presión arterial en niveles normales como para prevenir enfermedades cardiovasculares.



3) Prevenir y/o tratar las complicaciones crónicas. Es decir modificar la ingesta de nutrientes y el estilo de vida para adecuarlos a la prevención y tratamiento de la obesidad, dislipidemias, enfermedad cadiovascular, hipertensión arterial y nefropatías.



4) Mejorar la salud a través de la selección de alimentos saludables y de la actividad física.



5) El Plan debe ser personal teniendo en cuenta el estilo de vida del paciente.



Sería conveniente, además:



• Evitar el cigarrillo.

• Tomar sol

• Hacer actividad física.

• Combatir el estrés innecesario.



Un diabético debe saber que todos los alimentos son hiperglucemiantes (aumentan la glucemia en menor o mayor grado) y debe desterrar el mito de que únicamente lo son los hidratos de carbono.

Esto significa que hay que conocer alimento por alimento, formas de preparación y cómo se comportan en el organismo y qué aumento de la glucemia producen.



• 1 porción de cualquier alimento cuyo componente principal es fuente de almidones (pan, las pastas, los cereales, las legumbres, vegetales feculentos, panes), equivaldrían a una taza ya lista, ya preparada ó 2 rebanadas de pan. Todos éstos alimentos equivalen a 20 grs. de glúcidos o hidratos de carbono.



• 1 porción de verduras que sería el equivalente a 1 taza en crudo o ¾ taza de cocido, sacando las verduras de hoja, los champiñones que son libres, que son puramente celulosa y mucho agua ó 1 porción de fruta que sería: ½ manzana, ½ banana ó 1 naranja ó 1 taza de frutillas ó de melón o de sandía. Este grupo de alimentos equivale a 10 g. de hidratos de carbono.



• Leche fluida 200 cc. equivale a 10 gs. de glúcidos.



PLAN ALIMENTARIO



Desayunos y meriendas



1 taza tipo té de leche con infusión en saquito

2 rebanadas de pan integral (que en el rótulo diga sin sal agregada, sin tostar)

1 cucharada sopera de queso untable descremado (que indique en el rótulo sin sal).

6 Almendras.



Recomendaciones:



En cada cena, incorpore una feta de queso cuartirolo descremado sin sal (con menos del 6% de grasa) y en cada comida agregue 2 ajos picados.

Para la selección de alimentos y formas de preparación respecto a la cantidad prescripta por el médico de sodio va a depender si es una hipertensión leve, moderada o grave.

El ejemplo siguiente es para leve.



• Tomar mucho líquido: Aguas minerales (fijarse en el rótulo y hacer comparaciones respecto a la cantidad de sodio (sal). Infusiones (no café): mate cocido, cebado, té, caldos de verduras caseros fundamentalmente, sin el agregado de sal.


• Para condimentar las ensaladas: 1 cucharadita tipo té de aceite de oliva o canola, vinagre.


• Utilizar todo tipo de condimento para realzar el sabor de las preparaciones (perejil picado, orégano, nuez moscada, pimienta, etc.).



• Para la cocción de las preparaciones como ser carnes, utilice spray vegetal o recipiente antiadherente o coloque el aceite en un pulverizador y rocíe el recipiente a utilizar con aceite y con una servilleta de papel extrae el excedente.



Almuerzos y cenas



Porciones de alimentos:



- 1 porción mediana (de aproximadamente 150 g.) de carnes magras rojas: bola de lomo, lomo, cuadril, peceto, paleta, etc., carré de cerdo, pescados azúles como caballa, atún (si es posible: 3 veces por semana). No enlatados. Si los consumen colocar el alimento sobre un colador y lavarlo sobre un chorro de agua durante 5 minutos.

- 1 taza de verduras crudas por comida (almuerzos y cenas) ¾ de verduras cocidas (almuerzos y cenas)

- Opciones de almidones:

• 1 taza tipo té de fideos de laminado grueso (fetuccini, mostachotes, etc.), o 15 ravioles de verdura, o 2 canalones de verdura, o 12 ñoquis de papa, o 3 o 4 ñoquis de sémola, o 12 capeletis, o 25 capeletines (todos cocidos al dente), con salsa de tomate dietética significa no utilizar aceite durante la cocción.
• 1 taza tipo té de arroz integral o parboil (ya cocido)
• 30 g. (en crudo) de arroz integral o parboil.
• 1 taza tipo té de legumbres (lentejas, garbanzos, porotos, soja (ya cocidos).
• 1 papa chica hervida y fría en la ensalada.
• 1 taza tipo té de choclo desgranado.
• Fruta fresca (por ejemplo: 2 ciruelas, ½ banana no madura, 1 kiwi, 1 mandarina, 1 taza tipo té de frutillas.



Opciones de menú para la semana:

Día 1

Almuerzo: Pescado. Ensalada multicolor (vegetales crudos y/o cocidos). Arroz integral o parboil.

1 fruta fresca.

Cena: Ensalada multicolor (vegetales crudos y/o cocidos). Pastas gruesas. 1 fruta fresca.


Día 2
Almuerzo: Carré de cerdo. Ensalada multicolor (vegetales crudos y/o cocidos).
Choclo. 1 fruta fresca.
Cena: Ensalada multicolor (vegetales crudos y/o cocidos). 1 huevo duro. Legumbres. 1 fruta fresca.

Día 3
Almuerzo: Pollo sin piel. Ensalada multicolor (vegetales crudos y/o cocidos). 1 fruta fresca.
Cena: Ensalada multicolor (vegetales crudos y/o cocidos). 1 batata hervida y fría en la ensalada.
1 fruta fresca.

Día 4
Almuerzo: Pescado. Ensalada multicolor (vegetales crudos y/o cocidos). 1 papa chica.
1 fruta fresca.
Cena: Ensalada multicolor (vegetales crudos y/o cocidos). Ñoquis de papa (caseros sin sal agregada)..
1 fruta fresca.

Día 5
Almuerzo: Carne roja magra. Ensalada multicolor (vegetales crudos y/o cocidos). Choclo. 1 fruta fresca.
Cena: Ensalada multicolor (vegetales crudos y/o cocidos). 1 huevo duro. Arroz integral o parboil.
1 fruta fresca.

Día 6
Almuerzo: Pescado. Ensalada multicolor (vegetales crudos y/o cocidos). 1 batata hervida y fría en la ensalada. 1 fruta fresca.
Cena: Ravioles de verduras. Ensalada multicolor (vegetales crudos y/o cocidos). 1 fruta fresca.

Día 7
Almuerzo: Carré de cerdo. Ensalada multicolor (vegetales crudos y/o cocidos). 1 papa hervida y fría en la ensalada. 1 fruta fresca.
Cena: Ensalada multicolor (vegetales crudos y/o cocidos). Legumbres mezcladas con arroz integral por partes iguales.

No consumir calabaza ni zapallo: aumentan mucho la glucemia.

Tener en cuenta que los siguientes alimentos un alto porcentaje de sodio:

Carnes: preparados en conserva, bacalao seco, carnes envasadas, paté, picadillo, corned- beef.


Fiambres y embutidos: jamón, salame, salchichón, salchichas, chorizos, etc.

Lácteos: quesos en general, (excepto los blancos untables), manteca.

Granos y derivados: pan, galletitas, bizcochos.

Productos de copetín.

Condimentos: ketchup, sales dietéticas de apio, por ejemplo, salsa de soja inglesa, mostaza, salsas comerciales.

Jugos envasados y enlatados: tomate, naranja, etc.

Caldos en cubitos y conservas en general.

Consejos:
• No agregar sal al agua de cocción de los alimentos.
• No agregar sal a la comida sin probarla antes.
• No colocar el salero en la mesa.
• Comprar pocos alimentos enlatados y leer con cuidado sus etiquetas.
• Utilizar para condimentar hierbas aromáticas, especias, jugo de limón.

Dieta y tabaquismo clave en riesgo cáncer de colon


Las personas que quieren disminuir su riesgo de cáncer de colon deberían comenzar a ejercitar más y a reducir el consumo de carne roja y alcohol, además de no fumar, sugirió una nueva revisión de estudios.

Estas medidas serían opciones clave de estilo de vida para prevenir los tumores, según reveló el análisis, que observó más de 100 investigaciones previas sobre los factores de riesgo del cáncer de colon.

En general, hallaron los expertos, el elevado consumo de carne roja y procesada, el tabaquismo, la obesidad y la diabetes se relacionaron con un 20 por ciento más de riesgo de padecer cáncer colorrectal.

En cambio, las personas que ejercitaban más tenían un 20 por ciento menos de riesgo de sufrir la enfermedad que sus pares sedentarios.

La diabetes tipo 2 está íntimamente ligada a la obesidad y ambas condiciones pueden prevenirse o controlarse mediante una dieta saludable y actividad física, lo que resalta aún más la importancia del estilo de vida en el riesgo de cáncer de colon, indicó el equipo en International Journal of Cancer.

Si bien son muy importantes la dieta y el ejercicio, el consumo de alcohol surgió como el factor más importante, según los investigadores, dirigidos por la doctora Rachel R. Huxley, del Instituto de Salud Internacional George, en Sidney, Australia.

Comparado con los adultos que eran bebedores leves o abstemios, aquellos que tomaban en promedio una copa por día o más tenían un 60 por ciento más riesgo de desarrollar cáncer colorrectal a lo largo de los estudios.

El mensaje clave, dijo Huxley a Reuters Health, es que "el cáncer colorrectal es una enfermedad de estilo de vida y que modificar las conductas inapropiadas ahora -como reducir el consumo de alcohol, dejar de fumar y bajar de peso- tiene el potencial de disminuir sustancialmente el riesgo de una persona de padecerla".

La experta añadió que esto sería cierto para todos los adultos, incluidos los que tienen mayor riesgo debido a antecedentes familiares de la condición.

Un informe del 2007 de la Fundación Mundial de Investigación del Cáncer concluyó que había evidencia "convincente" de que la obesidad y el elevado consumo de carne roja y alcohol contribuyen al cáncer de colon, indicó el equipo de Huxley.

Si bien los estudios sobre tabaquismo y diabetes han sido menos consistentes, los autores reconocen en el presente trabajo que muchas conductas -como fumar, beber alcohol, ser sedentario, alimentarse mal- suelen darse en conjunto, haciendo que sea difícil medir la conducta individual.

Los resultados actuales, escribió el equipo, sugieren que el tabaquismo y la diabetes son tan importantes en el riesgo de cáncer de colon como la obesidad y la ingesta de carne roja.

FUENTE: International Journal of Cancer

Celulitis orbitaria: ¿Qué es y cómo tratarla?


Hay enfermedades que llaman la atención tanto por su nombre o por sus consecuencias. Una de ellas es la "celulitis orbitaria", una inflamación e infección de los tejidos que comprometen al ojo y las estructuras circundantes que si no es tratada a tiempo, puede causar importantes complicaciones.

Los síntomas y signos predominantes de esta infección bacteriana son dolor, edema y enrojecimiento del párpado, secresiones, aumento de la temperatura local, crépito de la zona al tacto, lagrimeos, edema de conjuntiva, disminución de la movilidad ocular y de la agudeza visual, según explicó la oftalmóloga Yanina Cantoni en diálogo con Perfil.com.
-->

Si no se diagnostica a tiempo puede provocar un coágulo en las venas que transportan la sangre desoxigenada desde el cerebro al corazón ocasionando una inflamación de las meninges, provocando la muerte. También puede dejar secuelas en la motilidad ocular, disminución de la visión o ceguera sobre el paciente.

“Es importante remarcar la necesidad de la consulta médica inmediata a partir de la aparición de alguno de éstos síntomas ya que se puede tratar de un cuadro no complicado de tratar y de fácil resolución. Y si se está frente a una infección severa, requiere un rápido y preciso tratamiento dadas las grandes complicaciones que pueden ocurrir”, explicó el doctor Jorge Daniel Aisenberg, miembro titular de la Sociedad Argentina de Oftalmología.

“La celulitis orbitaria puede aparecer por traumatismos o lesiones en el área (sobre todo en el párpado); a causa de un orzuelo, por una picadura de insecto; por infecciones en la boca y dientes o cualquier otra zona cercana al ojo”, dijo el especialista.

Su tratamiento incluye antibióticos administrados vía oral y si la inflamación es muy aguda de manera intravenosa. También puede ser necesaria una cirugía para drenar el absceso. “ Con tratamiento oportuno, la persona se puede recuperar por completo”, aseguró la doctora.


fuente: perfil.com

El colesterol "bueno" es una aliado de la memoria


Un estudio realizado por investigadores franceses muestra que el déficit intelectual experimentado por el hombre a partir de los 60 años está relacionado con los bajos niveles en la sangre de colesterol "bueno".

"El estudio pone en evidencia la clara relación entre el colesterol bueno y la aparición de un declive cognitivo, incluidos numerosos factores susceptibles de conducir a una demencia" (accidentes cardiovasculares, consumo de alcohol), afirma la directora del estudio, Archana Singh-Manoux, del Instituto Público de Investigaciones Médicas (INSERM). El declive cognitivo es la primera etapa hacia la demencia.

El estudio, publicado el lunes en la revista especializada Ateriosclerosis, Thrombosis and Vascular Biology, se realizó entre 3.700 funcionarios ingleses no dementes. Se tomaron muestras de sangre con cinco años de diferencia (en 1999 y 2004) para medir las concentraciones de grasas sanguíneas, el colesterol HDL (el bueno) y el colesterol LDL (el malo).

Al mismo tiempo, los participantes fueron sometidos al test de memoria de las "20 palabras": debían citar el máximo número de palabras de la veintena presentadas instantes antes. La incapacidad de citar más de cuatro palabras significa "un déficit cognitivo", mientras que el olvido de más de dos palabras entre dos fases del estudio se interpreta como un "declive".

Para las personas con un bajo nivel de colesterol bueno (menos de 40 miligramos por decilitro) el riesgo de déficit intelectual aumenta un 27% con respecto a aquellos con un nivel de HDL elevado (+60 mg/dl). Cinco años más tarde, las personas con un nivel de colesterol bajo presentaron un 53% de riesgo suplementario de tener un declive intelectual (61%).

Según Singh-Manoux, los niveles de colesterol bueno (beneficioso para el sistema cardiovascular y neurológico) se pueden aumentar con "medidas simples". La American Heart Association preconiza una actividad física regular, evitar el consumo de grasas 'trans' (de origen industrial) y reducir de manera general el consumo de grasas, especialmente de origen animal, y sustituirlo por el aceite de oliva.

El zumo de mandarina previene de crisis cardiovasculares en los niños


El zumo de mandarina "mejora el estado antioxidante de los consumidores y puede disminuir el riesgo cardiovascular en niñas y niños", según un nuevo estudio del departamento de Pediatría, Obstetricia y Ginecología de la Universitat de Valencia.
"La investigación ha examinado los efectos del consumo regular de zumo de mandarina en 48 niños con altos niveles de colesterol de entre 8 y 12 años", ha explicado la principal investigadora del estudio, Pilar Codoñer.

Ha señalado que tras administrarles un suplemento de medio litro diario de zumo de mandarina durante cuatro semanas sin modificar su dieta habitual "los niveles de estrés oxidativo (un desequilibrio que disminuye la capacidad del cuerpo para eliminar los excesos) en sangre habían disminuido significativamente".

El estudio ha demostrado un aumento de la defensa antioxidante como resultado del suplemento dietético de zumo de mandarina, "lo que puede repercutir en una disminución del riesgo cardiovascular".

Sin edulcorantes ni conservantes

Aunque algunas investigaciones han sugerido que los zumos de frutas favorecen la obesidad de los niños, el estudio desarrollado por la UV ha constatado que el peso de los niños no había modificado tras el experimento.

Esto se debe a que el zumo usado era natural, sin edulcorantes ni conservantes y por ello diferente a los jugos industriales.

Como conclusión, los autores del estudio, publicado en el último número de la revista "Journal of Pediatric Gastroenterology and Nutrition" , han indicado que el zumo de mandarina, combinado con otros factores relativos a la dieta y al estilo de vida, "puede protegernos de las enfermedades ateroscleróticas, actualmente la causa de la mayor mortalidad en el mundo occidental".

fuente: doctorperu.com

La pérdida de audición y los defectos visuales en los niños suelen ir de la mano


Alrededor de uno de cada cinco niños que padecen pérdida de la audición debido a defectos en los nervios sensoriales también presentan anormalidades visuales, según reveló un nuevo estudio.

"La pérdida de la audición sensorioneural es una condición con profundas implicancias para los pacientes, las familias y la sociedad", indicó el equipo del doctor David H. Chi, del Hospital de Niños de Pittsburgh, en Pennsylvania, en Archives of Otolaryngology--Head and Neck Surgery.

Los investigadores explicaron que aproximadamente el 30% de esta pérdida de la audición hereditaria "aparece junto con hallazgos clínicos relacionados en otros sistemas orgánicos".

El equipo examinó retrospectivamente la prevalencia de defectos visuales en 226 chicos con pérdida de la audición sensorioneural y hallaron que 49 de los sujetos, es decir el 22%, tenía una anomalía oftalmológica. La edad media en el momento del diagnóstico era de 37 meses.

No se encontraron diferencias significativas en la prevalencia de las irregularidades oculares a partir de la gravedad de la pérdida auditiva. Los expertos concluyeron que los niños con pérdida de la audición neurosensorial se beneficiarían de controles oculares de rutina.

Fuente: Archives of Otolaryngology--Head and Neck Surgery 2009;135(2):119-123.

Slideshow: Alimentación y Nutrición

Video Vocacional

Las más buscadas

Notisalud ©Template Blogger Green by Dicas Blogger.

TOPO